ÁGUILA IMPERIAL IBÉRICA

El águila imperial ibérica es un ave de presa perteneciente a la familia Accipitridae, y una especie endémica de la Península Ibérica. Actualmente es un ave que se encuentra muy amenazada, estimándose una población aproximada de 300 especies para el año 2011, como se desprende de la información de la web de animales en peligro de extinción: animalesenextinción.wiki.

aguila imperial cabeza

También te puede interesar: Águila o aguililla de Harris

Esta rapaz se caracteriza por su gran tamaño, entre 78 y 83 cm de altura, y aproximadamente 2,8 kg. Las ejemplares hembras, tienen un tamaño mayor, llegando a alcanzar los 3.5 kg. Su amplitud alar ronda los 200 centímetros.

Águila Imperial Ibérica

Su fuerte pico, garras robustas, y el color característico de su plumaje que varía con la edad, son otras de las características principales de esta especie. El plumaje de las águilas imperiales va cambiando de color desde su nacimiento hasta que se vuelven adultos.

En ejemplares adultos, el plumaje es de un color pardo muy oscuro, con una peculiar excepción en los hombros y parte alta de las alas, donde se ve un color blanco muy característico. En el caso de un ejemplar más joven, la coloración varía entre un pardo y un rojizo, cambiando posteriormente a un color amarillo claro. En su tercer año de vida se observa una fase conocida como damero, en las que el plumaje amarillento se torna cada vez más de un color pardo oscuro adquiriendo su color maduro en el quinto año de vida, al igual que su madurez sexual.

aguila imperial vuelo

Estas especies tienen un periodo de vida media de 20 años, sin embargo se han documentado ejemplares de 27 años en medio naturales, y hasta de 41 años en cautividad.

Hábitat del Águila Imperial Ibérica

Entre sus territorios se encuentran una gran cantidad de hábitats, desde pinares montañosos a sistemas dunares y marismas en zonas costeras, con una mayor densidad en terrenos llanos y con un relieve suave, con predominio de árboles y buenas poblaciones de conejo para su alimentación.

Alimentación del Águila Imperial Ibérica

El águila imperial ibérica es de nutrición heterótrofa, es decir precisa de otros animales para su alimentación y la obtención de energía necesaria para sus funciones vitales. Es una depredadora por excelencia.

Águila Imperial Ibérica en árbol

La presa principal en su dieta está representada por el conejo en un 70% o hasta un 80%. El 30% restante está constituido por otros vertebrados, habiendo una variedad de hasta 90 especies diferentes para su alimentación, entre palomas, lagartos, patos, urracas, incluso en menor medida, zorros y pequeños roedores, además de alimentarse ocasionalmente de carroña.

Al igual que el resto de los representantes del gran grupo de las águilas, esta rapaz localiza a su presa por la vista, capturándola con sus fuertes garras. En muchas ocasiones la pareja acude para ayudar en la captura.

Reproducción del Águila Imperial Ibérica

El águila imperial ibérica es monógama, es decir que mantiene un vínculo sexual exclusivo durante el periodo de su reproducción y crianza. Se trata de una especie ovípara, la época de celo se encuentra comprendida entre marzo y julio, durante el cual los rapaces reacondicionan los nidos que han venido utilizando durante el transcurso de los años. Estos nidos se encuentran en la copa de los árboles.

Generalmente poseen una puesta de entre 4 a 5 huevos, con un peso aproximado de 130 gramos cada uno, incubados durante 43 días. Lo más común de esta especie es que de desarrollen hasta tres aguiluchos, sin embargo el amplio uso en los últimos años de pesticidas han causado cada vez más la predominancia de huevos infértiles. El águila imperial ibérica no practica el cainismo (aniquilación directa de los hermanos menores por parte de un hermano mayor más fuerte). Al momento de ir en busca de comida, los polluelos quedan resguardados por hojas o ramas para evitar ser descubiertos por otros depredadores.

Los jóvenes abandonan su nido entre los 65 a 78 días posteriores a su nacimiento, dispersándose en zonas cercanas y siendo alimentados aun por sus progenitores durante los próximos 4 meses de vida. Posterior a este tiempo, se independizan y emprenden una vida nómada, explorando zonas cada vez más alejadas y buscando territorios favorables que no se encuentren ocupados.

Su edad adulta viene dada a los 6 años, donde adquieren su plumaje definitivo. Sin embargo, el águila es capaz de reproducirse a partir de los tres años de edad, pudiendo formar muchas veces parejas de adultos, y otras de subadultos.

Vuelo del Águila Imperial Ibérica

La especialidad de esta especie en cuanto al vuelo  es el planeo, de esta manera recorren su territorio de caza desplazándose sobre las grandes corrientes de aire apenas aleteando, moviendo únicamente la cola y puntas de las alas, ahorrando y aprovechando al máximo su energía.

En peligro de extinción

El águila imperial ibérica, estuvo al borde de la extinción a mediados del siglo XX. En los últimos años se ha logrado ir recuperando la población gracias a las medidas de conservación puestas en marcha. Sin embargo el futuro de esta especie aún no está asegurado, por lo que se encuentra estrictamente protegida.