AZOR COMÚN

figura azor comun

El Azor Común es una de las aves de presa de bosque menos conocidas sin embargo, cuando se deja observar es espectacular, por su estructura fuerte y poderosa y su plumaje poco colorido pero majestuoso con un tamaño mediano, similar o menor a un Busardo Ratonero.

También te puede interesar: Águila o aguililla de Harris

Es de hábitos y conducta muy reservados. Veloz ave rapaz diurna, Accipiter gentilis, de la especie accipitriforme, familia Accipitridae, esta rapaz, junto al Halcón Común, son catalogados feroces y temibles cazadores. Vive alrededor de 10 años. Emite un grave y potente sonido “el guik” del Azor es posible escucharlo a grandes distancias, cuando sobrevuela su territorio.

¿Qué lo distingue de otras aves rapaces?

El Azor común es un Maestro en la caza por su sorpresivo ataque. Rápido y preciso, debido a su potente, veloz y acrobático vuelo.

El vuelo de este Azor Común es una inconfundible característica  que distingue la especie, vuela con increíble habilidad  entre los árboles, bate con rapidez sus alas y alterna con planeos. Es capaz de ladearse totalmente y así pasar entre  ramas y  lianas que cuelgan de los árboles, esto gracias a la morfología de su cuerpo, a su mediano tamaño, sus cortas y redondeadas alas y la forma de su cola barreada y algo larga, permiten que maniobre con rápidos cambios en la dirección, sobre todo cuando siguen a sus presas entre bosques espesos.

vuelo del azor comun
Azor común en vuelo

A pesar de que su pico es curvo y especial para desgarrar a las presas, el Azor mata a su víctima con las garras, ejerciendo una fuerte presión. Para ello sus garras son romas, cortas y bastante fuertes, característica que tiene en común con las águilas y los halcones.

Su tamaño es de 90 a 110 cm, y la hembra es siempre de mayor tamaño que el macho. Los Azores jóvenes tienen claros tonos entre amarillo y rojizo en la parte superior,  con manchas  pardo oscuro en la parte inferior; en los adultos el plumaje es de tonos que van de pardo a ceniza, con barradas de negro y grises en la parte superior, y blanquecina barrada horizontalmente en oscuro en la inferior. Por encima de los ojos tienen una peculiar mancha blanca.

Hábitat del Azor Común

Esta rapaz habita en planicies o en montañas, siempre en bosques densos y frondosos. Su distribución es bastante amplia encontrándose en América del Norte, Asia y Europa. Funda su terreno de caza en linderos boscosos, en  amplios calveros y en campos.

azor comun con una presa

Reproducción

El Azor Común nidifica en arboles de gran tamaño. El nido tiene forma de plataforma elaborado con diversas ramas, frecuentemente de gran tamaño debido a que su construcción es hecha sobre otro nido viejo.

La pareja de azores mientras viven permanece unida y pueden separarse durante el invierno, época donde frecuentemente las aves abandonan el bosque, pero al entrar en primavera la hembra siempre acude al sitio donde anteriormente anidó y con constantes y fuertes chillidos, llama a su macho, que ya merodeaba por este bosque y responde a este llamado inmediatamente acercándose al nido.

Una vez listo el nido, todos los días poco antes de salir el sol la pareja exterioriza su celo con un dúo de continuos chillidos. La puesta está constituida entre tres a cinco huevos, los cuales son incubados por la hembra durante un lapso de 30 a 41 días aproximadamente, periodo durante el cual el macho se mantiene cerca y se encarga de brindarle el alimento.

azor comun pescando en vuelo

Los huevos son de color azul o blanco sucio sin manchas. La incubación comienza con la puesta del primer huevo, desde ese momento la hembra no se aparta del nido. Al nacer los polluelos están cubiertos por un plumón de color blanco, luego de 30 días les comienza a aparecer el plumaje colorido. Los polluelos ejercen su primer vuelo entre ramas cercanas a partir del día 35. Ya a los 45 días de vida poseen un vuelo mejor desarrollado, cazan junto a los adultos, pero  no son independientes hasta cumplidos los 70 días de vida.

¿De qué se alimenta esta feroz e imponente ave?

Se presume que come entre 160 y 190 gramos de carne fresca al día;  su alimentación variada  incluye una amplia gama de aves de menor tamaño como palomas,  arrendajos, cuervos, tordos, perdices, grajillas, así como mamíferos de pequeño tamaño como conejos, ardillas, liebres, ratones, topos, lagartos e insectos.

Su costumbre es acechar a su víctima, furtivo, plantado sobre una rama halla su presa a la cual ataca sorpresivamente y la sigue hasta darle caza, si la presa es pequeña la devora de una vez, pero si es de gran tamaño la lleva a un paradero para desgarrarla y comerla. Luego de comer, regurgitan bolas con los restos no digeridos, generalmente pata, huesos, pelambre, materia vegetal con abundante celulosa, dientes, uñas y plumas, que difícilmente digieren las aves.

Tiene pocos enemigos, pues él en sí es un adversario temible para otros animales, las especies que representarían un peligro para los nidos deben alejarse para no ser presa de caza de la pareja.