BUITRE LEONADO

buitre-leonado

El buitre leonado es un ave Accipitriforme perteneciente a la familia Accipitridae, también conocido por su nombre científico Gyps Fulvus. Este rapaz es una de las aves de mayor tamaño, llegando a medir hasta un metro de longitud y con una de las envergaduras alares más extensas: hasta 260 centímetros, superando incluso a la del águila real.

También te puede interesar: Águila o aguililla de Harris

BUITRE LEONADO

Esta ave carroñera puede llegar a pesar hasta 10 kg, por lo que poseen un vuelo bastante lento. Entre sus principales características: posee un largo cuello color blanco rodeado por un plumaje en forma de collarín que hace la forma del pelaje de un león africano, de donde proviene su nombre popular “Leonado”. Su dorso es de un color pardo oscuro, con una cola de pequeño tamaño color negro.

La cabeza, al igual que su cuello, es de un color blanco donde destacan sus ojos marrones y su gran pico ganchudo especializado para desgarrar todo tipo de tejidos.  Los tarsos y dedos son mucho más débiles en comparación de otras rapaces con uñas cortas y romas.  Sumado a sus pequeñas garras el gran peso y la lentitud,  hace que el buitre leonado no practique la caza por lo que es un ave carroñera por excelencia.

A diferencia de muchas especies de aves de presa, el ejemplar hembra no se diferencia en gran medida del macho, siendo este último un poco más grande.

Alimentación del Buitre Leonado

El buitre leonado está perfectamente adaptado para alimentarse especialmente de carroña, teniendo un alto nivel de percepción localizando cuerpos en descomposición con gran facilidad. Al localizar a un animal muerto en las cercanías desarrollan una serie de vuelos como mensaje formándose aglomeraciones de cientos de buitres en pocos minutos.

alas buitre leonado

Se alimenta específicamente de grandes ungulados tanto silvestres como domésticos, de esta forma se ve ligado estrechamente a diversas actividades pastoriles siendo un foco importante en la labor sanitaria. Otra fuente común hoy en día suelen ser los vertederos donde obtienen abundantes restos de comida.

Reproducción del Buitre Leonado

En Diciembre se da a lugar los vuelos prenupciales. Esta rapaz entra en celo en los meses de Diciembre y Abril, preparando el nido en repisas de acantilados rocosos generalmente protegido de las lluvias. El suelo es tamizado con ramas y plumas y la puesta está constituida de un solo huevo que será incubado por los siguientes 58 días en donde ambos padres pueden ayudar en la incubación.

Posterior a la eclosión la pareja se turna para conseguir el alimento para su cría. El desarrollo del buitre recién nacido es bastante lento pero mantiene un ritmo constante por lo que necesita la cantidad exacta de alimento para no entrar en inanición y evitar la muerte.

La cría del buitre leonado podrá ejercer su primer vuelo 4 meses después de su nacimiento, viviendo en la cercanía de sus padres hasta que llegue el momento de independizarse. Pudiendo llegar a aparearse por primera vez cumplido los cuatro o cinco años de edad.

 Hábitat y distribución

Este rapaz tiene gran preferencia por zonas montañosas ganaderas aunque tiene la capacidad de sobrevolar cualquier tipo de hábitat. La distribución de esta especie es bastante amplia ocupando gran parte de Europa: España, Italia, Portugal y Francia. Al noroeste y sur de África, Turquía, Irán, Arabia, Afganistán, Pakistán e incluso la India.

buitre leonado morfologia

Se describen dos subespecies diferentes:

La Gyps fulvus fulvus en la Península Ibérica hasta Oriente Medio y el noroeste de África. Y la Gyps fulvus fulvescens en Afganistán, Pakistán y Norte de la India.

Curiosidades del Buitre Leonado

Durante el vuelo de este rapaz se observa una silueta muy peculiar que se remonta desde el suelo con las alas en forma de “V”. Es un ave planeadora por excelencia que apenas bate las alas en el aire llegando a permanecer durante horas en las grandes corrientes de calor del día alcanzando alturas de hasta 3.500 metros sobre el nivel del mar. Durante el planeo, suele encoger el cuello y las patas con gran separación de las alas primarias, silueta inconfundible de este tipo de rapaz.

Fue considerado de gran importancia en la cultura celtibera. Al alimentarse de los caídos en batalla se consideraba que el alma del guerrero acudía ante los dioses. Asociado frecuentemente a  “Lug”, la deidad solar.

Distribución en España

Según el censo realizado en el año 2008, se vieron localizadas un total de 24.600 parejas, cifra mínima de cada provincia autónoma. El número total de este rapaz en España en la actualidad, seria de casi 80.000 ejemplares. Entre los principales responsables de su conservación destaca; Castilla y León y Aragón, que acumulan un aproximado del 24 y 21% respectivamente de la población de buitres leonados a nivel nacional.  Andalucía, Navarra y Castilla-La Mancha, también cumplen un papel importante con un 11% de la población.  Llegando a acumular entre estas 5 comunidades un aproximado del 78% de la población total en España.